General

Nombremos a lo innombrable.

Buenas, mis queridos tres lectores. El día de hoy su bibliófila favorita trae a ustedes un libro como pocos. “Puré de Papas” de Rius nos cuenta las aventuras y desventuras de los más de 290 Papas que se han sentado en la silla de San Pedro (Que dicho sea de paso, en su vida conoció los cojines de seda papales).

Con el siempre humor y acidez que le caracteriza, Rius hace un recuento de los hombres más poderosos en materia de fe, pasando por los humildes cristianos que se escondían para practicar la nueva versión del judaísmo que Jesús les había dejado, hasta llegar a la época de Constantino, cuando por conveniencia, se creó la institución eclesiástica católica como se le conoce hoy en día. Ciertamente argumenta que hubo de todo, pero el tinte irónico y de absoluta desaprobación hacia la institución es innegable y va a la par de una investigación “seria” hecha por él con el trabajo de diversos historiadores.

De todos es bien sabido que los Borgia hicieron y deshicieron en su época de poder. Pero como se señala, “ellos no eran los únicos podridos”. Lo cual es brutalmente cierto, desde papas de 12 años a ancianos de 88, todos mostraron de qué estaban hechos en cuanto se pusieron el ropaje blanco: Homosexuales (que es paradójico, dado que excomulgaban a todo homosexual por llevar a cabo una práctica contra natura), antisemitistas (así es, la iglesia que en un comienzo era la variante al judaísmo que Jesús quería, le dio la espalda a quien les vió nacer para condenarlos por ser “los asesinos de Cristo”, cosa tonta, dado que fueron los romanos quienes ejecutaron la orden), casados, con hijos, fanáticos, amantes de orgías y bacanales; ésa es la imagen que Rius presenta al lector.

Cabe señalar que este libro es complemento a muchos otros hechos por él con claros tintes de crítica a la iglesia y las religiones (Rius se considera ateo), tales como “La Biblia, esa linda tontería”, “El Manual del Perfecto Ateo”, entre otros.

En mi experiencia como lectora de Rius, puedo decir que discrepo en su ateísmo recurrente y contundente, sin embargo, tiene razón en una cosa: “Si Jesús naciera en esta época, sería todo menos cristiano“.

En conclusión, redacción amena ayudada por el tinte cómico de las caricaturas, constaté su bibliografia y puedo decir que ciertamente se documentó bien para este trabajo, cosa que en lo particular aprecio bastante de los autores. Sin duda alguna, un libro que más gente y no sólo unos cuantos debieran leer.

Anuncios

Un comentario sobre “Nombremos a lo innombrable.

  1. Jeje, Rius es siempre divertidísimo por la ironía que inunda sus libros, y claro, su excelente caricatura. Las blasfemias de Rius van desde considerar a la Virgen extraterrestre hasta destaparle el teatro a los católicos revelando la (directísima) influencia griega.

    No he leído éste, por falta de tiempo o dinero, de todas maneras nunca me sobra ninguno jaja, pero en cuanto pueda me seguiré instruyendo con las enseñanzas de Rius.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s