General

Conquistada

Supongo que es momento de hablaros de mi librajo favorito. La obra que digo “este libro soy yo”. Pues bien. Os lo presento. Se llama “La Conquista” de Ixta Maya Murray.

La historia de cómo me hice de este libro es realmente curiosa. Todo comenzó un día que fui de compras a un Wal-Mart. Uno pensaría “¿Cómo puedes sacar algo así de ahí?”. Pero así fue. Removiendo entre las revistas de Seventeen, Vogue y esas cosas, apareció, ahí, solitario y con una esquinita dañada. Con curiosidad, lo tomé y leí la reseña. Solo bastaron dos cosas para enamorarme de él: Historia de México y Bibliotecología. Dos pasiones innatas en mí.

Con todo lo que traía, lo compré al instante. Lo devoré con amor. Y es, hasta ahora, el libro más releído por mí.

Este libro trata de la historia de dos mujeres conjugadas dentro de las envejecidas páginas de un libro antes olvidado en los anaqueles antiquísimos de la sección de incunables del museo Getty. Es la fusión de Sara Rosario González, la restauradora de incunables, sus monstruos del pasado, sus fantasmas, su debate entre pasado y presente y su temor al amor; con Helena, la oculta mujer bajo múltiples disfraces: es la concubina azteca, es la malabarista encubierta, es la pasión morena de Tiziano y la infatigable amante llena de las ínfulas de la pasión.

En lo particular, muestra la perspectiva de una mujer moderna, workaholic, que necesita anclarse al pasado para no perder la brújula. Es la crónica de su autodescubrimiento a través del retraimiento en un estudio, donde maneja el libro del Padre De Pasamonte con guantes de látex, pero anhelando que la voz que le habla sea la de una mujer, una mujer que está viviendo la vida que ella se niega por indecisión.

Helena tiene y pierde a su bien amada Isabel. Sara ha dejado ir a Karl, el amor que encontró a los 14 años y con quien ha permanecido, de un modo u otro, hasta su veintena. La pregunta vital que estas dos mujeres arrojan a la cara del lector es ¿qué tanto estás dispuesto a pelear por un amor aparentemente perdido?

Así es, mon petites, ¿qué tanto es suficiente cuando áquel a quien has decidido amar ha desaparecido del lugar al lado tuyo en la cama?

Ahora sí, su biblioadicta favorita le da un two tumbs up a este libro, que si bien no es un Nobel, es de esas novelas que, precisamente por estar teñidas de una intimidad de escritor reciente, crean un delicioso lazo con el lector. Y en este caso, he descubierto que, si el don de Sara es seducir a Karl con cuentos, mi privilegio es poder dejarme seducir también.

P.D. Ganó el Whiting Award, a lo mejor eso les da una idea dónde encontrarlo.

P.P.D.: Bola de suertudos ¬¬   you know who you are….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s